Historia

QUIEN somos

El almacén como cerebro.
Historia de Automha escrita por su fundador.

 

sandro-togni

Empecé a trabajar con quince años. Me acuerdo del primer día de trabajo, 14 de septiembre 1966, y de mi padre que me acompañaba dentro de la gran fábrica OTE, Talleres transformadores eléctricos.
Mi funciones: Operario. Por la noche, terminado el turno, no volvía a casa, pero pedaleaba igualmente en la dirección contraria, a la escuela nocturna Esperia.
En 1972 conseguí el diploma de electrotécnico. Le plantee a la dirección del taller que quería cambiar mis funciones, de operario de montaje a proyectista técnico. Era muy decidido. Conocía perfectamente nuestros productos y tenía algunas ideas sobre como mejorarlos. Me dijeron que si, y me hicieron proyectista. El trabajo iba bien, pero necesitaba ir más allá, en hacer algo totalmente mío.

En 1978 dejo el taller, en la cabeza un proyecto propio. Estuve un año estudiando el mercado desde dentro, en la calle, haciendo de representante de material handling; después junto a un colaborador inicie nuestra actividad con Trasma, Transportes y Almacén. El lugar, un garaje de 18 m².
Levantaba la puerta metálica y miraba el letrero hecho por nosotros. Dentro, un biombo y dos mesas: la oficina comercial y la oficina técnica. Proyectábamos, creábamos sistemas de almacenaje y transporte, pero solamente bajo pedido, a medida del cliente, y fabricábamos fuera. Pero nuestra intención era fabricar nosotros.

Después de dos años nos trasladamos a un cobertizo y empezamos a fabricar. Entre 1994 y 1997 hay una metamorfosis, un tiempo de transición. Adquiero la parte de mi colaborador y desde Trasma nace Automha. Después, años difíciles, de decisiones estratégicas. Esta Walter Danne conmigo, el cerebro creativo, técnico, deus ex machina de todas las innovaciones, responsable R&D de todos los productos. Juntos empezamos a entender que el mercado necesita nuevas soluciones. Incrementamos el background interno, ingeniería, software, invertimos en capital humano y llevamos fuera la fabricación mecánica. En 1998 ya estábamos pensando en el almacén automatizado.

Partimos del almacenaje, del semi-automático, llegamos a la idea de un almacén completamente automático. La idea de tomar pallets sin necesidad de un operario y se transforma en nuestro reto. Invertimos muchísimo en el proyecto, en 2002 los primeros prototipos, en 2010 presentamos una evolución, un salto adelante, un vehículo sin batería equipado con un super – condensador capaz de cargar el shuttle en pocos segundos después de cada misión. Toda la tecnología desarrollada en años se vuelve en nuestra fuerza, la razón del nuestro crecimiento. Nuestro equipo obtiene la mención de honor de International Award Compasso d’Oro para el design y el Cerved nos indica como “Company to watch of the year”.
Han pasado 50 años desde mi primer día de trabajo en OTE, hoy es una gran zona abandonada, para los chicos de 15 años es un lugar perfecto para conciertos rock. Para mi con 15 años fue el sitio donde aprender, de formación. No hablo solo de trabajo, también de valores. Hablo de responsabilidad, de respetar un compromiso, e ir adelante sin quejarse por los problemas.

Franco Togni.

almawareHistoria